Menu
A+ A A-

Fractura nasal

 

Según las estadísticas, la causa más común de fractura de nariz en adultos son los accidentes de tráfico, mientras que en niños y ancianos de edad avanzada son las caídas accidentales. Otras causas frecuentes son también traumatismos en los deportes de contacto o durante peleas y agresiones.

Clasificación de las fracturas nasales

Clasificar este tipo de fracturas es complejo, debido a varios factores. En primer lugar la fuerza y el trayecto del golpe son importantes a la hora de determinar la gravedad de la fractura. También se debe tener en cuenta que es raro que las lesiones nasales aparezcan aisladas, ya que los golpes suelen afectar a más partes de la cara como los ojos, o los huesos del pómulo.

Para hacer la clasificación de las fracturas nasales más sencilla podemos dividirlas en dos grandes grupos: simples y complejas.

Fracturas nasales simples: son aquellas que solamente afectan a una estructura sin dañar la otra, es decir, o bien solo se lesiona el hueso, o solo cartílago. Dentro de este grupo encontramos:

Unilaterales: cuando solo es un lado el lesionado.

Bilaterales: ambos lados están afectados.

Fracturas nasales complejas: en estas tanto el hueso como el cartílago se fracturan. De nuevo, observamos diversos grupos dentro de esta categoría:

Conminuta: quiere decir que el hueso se ha roto en pequeños fragmentos, aumentando la gravedad de la lesión.

Con hematoma septal: aquí la sangre se ha ido acumulando en el septo o tabique nasal, causando hinchazón y presión

Con laceraciones: la fractura se presenta junto con heridas lacerantes de diversa gravedad, en ocasiones incluso se puede llegar a ver el hueso a través de la herida abierta.

Para determinar si efectivamente la lesión es consecuencia de una fractura debemos estar atentos a los signos y síntomas clínicos típicos de una fractura nasal que presenta el accidentado:

Dolor: la nariz duele y aumenta la sensación cuando se toca.

Sangrado: la cantidad de sangre depende de la gravedad de la fractura y de los vasos sanguíneos que se hayan roto. Puede variar, desde algunas gotas a un chorro continuado.

Edema y hematoma: cuando se acumulan los líquidos y la sangre en la zona lesionada ésta se inflama, en caso de los hematomas quiere decir que hay sangre acumulada, y no solamente se presentan en la nariz sino que pueden extenderse hacia otras partes de la cara como los ojos. Este fenómeno es más notable al cabo de una o dos horas después de haberse producido la lesión, se caracteriza también por la dificultad y el dolor al respirar.

Deformación: si la fractura es en el tabique es posible que la nariz se vea deformada, desviada hacia un lado o más ancha de lo normal. A veces cuando se intenta mover la nariz se puede oír un sonido como de crujido.

Estas son las señales principales de que la nariz está rota, aunque no se confirme el diagnóstico hasta que en un centro médico se lleve a cabo un examen de rayos X.

Dependiendo de la severidad de la fractura nasal puede ser necesario realizar una tomografía computerizada para observar los ojos y el cerebro, pues podrían haber sido afectados.

Síntomas de alarma en una fractura nasal

Ante una fractura de nariz, se necesitará inmediata atención médica si se detectan los siguientes signos o señales de alarma:

La hemorragia no cesa al cabo de varios minutos.

Por la nariz sale un líquido transparente, esto es señal de que el cerebro se ha dañado.

Existe pérdida de visión de cualquier tipo.

La persona tiene demasiada dificultad al respirar.

Se observa una inflamación dentro de la nariz, parecida a una uva, debida a la acumulación de sangre dentro del tabique. Esto se llama hematoma septal, y se necesita drenar.

En todo caso, nunca se debe intentar reducir una fractura. Esto solo puede llevarlo a cabo un especialista y bajo ciertas condiciones.

Tampoco se ha de mover a la persona si se sospecha de una lesión en el cuello o la espalda.

En definitiva, las complicaciones más importantes en un accidente de este tipo son la pérdida excesiva de sangre y el hematoma septal. Si la persona está estable se debe acudir a un centro médico para confirmar qué tipo de fractura es. Recordar que una actuación temprana aumenta exponencialmente la posibilidad de éxito y la capacidad de recuperación.

La fractura de nariz es de lo más común en cuanto a lesiones o consecuencias de accidentes que se puede encontrar día a día, por eso todo el mundo debería saber los pasos para proporcionar una atención temprana, ya que esto ayudaría a minimizar las complicaciones y a la vez, disminuir el tiempo de recuperación.

Lo primero y más urgente es asegurarse de que el cuello no ha sido afectado. A veces, por ejemplo en los accidentes, el golpe en la cara ha sido tan fuerte que podría dañar el cuello. Si esto es así no se debe mover al accidentado bajo ningún concepto, mantenerle la cabeza y el cuello inmóviles hasta que llegue atención médica preparada.

Hacerse cargo de la hemorragia nasal es lo siguiente. Para ello hay que mantener una posición sentada, sin inclinar la cabeza hacia atrás para que la sangre no baje por la garganta. Taponar la nariz para reducir el sangrado puede ser muy doloroso, pero se debe intentar en la medida de lo posible.

Mantener la calma, la subida de tensión hará que sangre más. Respirar por la boca y evitar entrar en pánico.

Para disminuir la hinchazón y el dolor se puede aplicar hielo o compresas frías, siempre teniendo en cuenta que el hielo no debe entrar en contacto directo con la piel ni mantenerse durante más de 15 minutos seguidos.

Después de haber llevado a cabo los primeros auxilios y si se sospecha de una fractura será necesario acudir a un centro médico. Si la fractura es simple (como vimos en la clasificación anterior) una férula nasal será tratamiento suficiente. Sin embargo, las fracturas complejas probablemente requieran reducción quirúrgica y, en este caso, cuanto antes se lleve a cabo mayor probabilidades de éxito habrá.

Info for bonus Review William Hill here.